Marty McFly y el ciclo de sobre-expectación.

 In Blog

En octubre de 2015 Marty McFly nos hizo una visita desde los 80, en su Delorean… pero ni hay patinetes voladores ni los coches funcionan con piel de plátano.

El futuro que se imaginaron en el pasado está lleno de errores, y de algún acierto. Grandes mentes del siglo XX no supieron adivinar, simplemente, la era digital. Se imaginaron un futuro con viajes intergalácticos, pero en la que la información estaba en papel. Hace menos años de 10 años, el no-va-más era un teléfono móvil con politonos, un negocio que facturaba muchos millones de euros, y poca gente imaginaba que aquella tecnología iba a ser superada de forma tan rápida por los smartphones. El futuro iba a ser el blu-ray… y en la actualidad se venden más vinilos que cds.

¿Cómo será la tecnología dentro de 10 años? ¿Cómo interactuaremos con ella? ¿Cómo será la sociedad? Hay que ser inteligentemente humildes y admitir que no lo sabemos con certeza.

Podemos hacer previsiones con mucha cautela sobre dónde vamos a estar a medio plazo, y sobre todo debemos saber dónde queremos estar. Pero hay que tener cintura para adaptarnos (como individuos y como sociedad) a las no-previsiones a medio y largo plazo, como con; 1) tecnologías que no van a evolucionar como esperábamos, 2) tecnologías que sí van a evolucionar como esperábamos pero que no van a contar con aceptación social, 3) tecnologías que increíblemente no van a morir, y 4) tecnologías que surjan de las combinación e interrelación con otras tecnologías y avances científicos. Sobre todo estas últimas pueden dar lugar a disrupciones medibles en escala Richter en el mercado, en nuestra forma de relacionarnos, o en cómo interactuamos con el entorno.

El ciclo de sobre-expectación cruza las tendencias tecnológicas y las expectativas que generan (forma parte del estudio Hype Cicle for Emerging Technologies de Gartner). Es sin duda una muy buena foto para recordar que ni sabemos ni controlamos todo, y menos el futuro.

Ciclo de sobre-expectación

Ciclo de sobre-expectación

experimento de lucesfundacion vodafone españa