Un Twitch para Aristóteles

 In Blog

Hará un par de años, en un foro de tecnología en el ámbito social, nadie (nadie adulto) conocía TikTok cuando ya era una plataforma de referencia entre la juventud. Si hoy preguntáramos por Twitch, el resultado sería el mismo.

Para hacernos una idea sobre Twitch, es una aplicación con sus propios canales en directo y con la posibilidad de conversación en tiempo real con los emisores. Hay entretenimiento, mucho videojuego, hay opinión (también sobre la actualidad), telepredicación para el consumo, baile, braguitas, música, socialización… cualquier cosa. Para hacernos otra idea, Twitch ha superado en audiencia a los canales de TV en las campanadas de nochevieja. Para hacernos más idea, Twitch retransmite competiciones con las mayores audiencias del mundo. Twitch, en definitiva, es la razón actual por la que tu hija no esté en la sala viendo la tele en familia.

A la tensión intergeneracional esta vez hay que sumarle nuevos canales, nuevas identidades y nuevas patrias. Desconocer el nuevo mundo es no anticipar por dónde van a discurrir los cambios, es crear una brecha entre generaciones como nunca la ha habido.

“Los jóvenes de hoy no tienen control y están siempre de mal humor. Han perdido el respeto a los mayores, no saben lo que es la educación y carecen de toda moral”. Tras esta frase, atribuida a Aristóteles, subyace como constante histórica una tensión entre una fuerza de cambio y una fuerza conservadora, entre la juventud y la madurez. Esta tensión de fuerzas, esta dialéctica intergeneracional, nunca se había dado con una irrupción tecnológica tan rápida y brutal, con una irrupción que abre una brecha entre dos mundos que discurren en paralelo.

El nuevo mundo, donde se generan nuevas identidades, nuevas patrias y nuevas formas de ver la vida, ahora del Twitch, está absolutamente fuera del radar de la mayoría de adultos. Y esta desconexión no es neutra, pues es desconocer cómo se comunica la juventud, cómo se informa, cómo se relaciona, es no anticipar por dónde van a discurrir los cambios, es crear una brecha entre generaciones como nunca la habido. ¿Tendría Aristóteles su canal en Twitch?

número 3Urna de votación invertida